Llantas usadas

Llantas usadas

¡Tenga mucho cuidado si piensa comprar llantas usadas! Cooper nunca recomienda comprar llantas usadas. El uso previo puede haber dañado la parte interna de la llanta. Este daño puede provocar una falla repentina de la llanta. La garantía cubre solo las llantas que se compraron nuevas por parte del comprador original y utilizadas en el vehículo en el que fueron instaladas por primera vez.

Si compra un automóvil o camioneta usada con llantas usadas, ¿sabe de dónde provienen esas llantas? ¿Sabe si alguna de las llantas está dañada en su parte interna o tiene varias reparaciones?

¿Alguna de las llantas usadas estaba en un vehículo que estuvo involucrado en un accidente grave y proviene de un yonke o depósito de autos chocados? ¿O alguna de las llantas usadas ha sido una llanta de repuesto ubicada en el maletero de un vehículo, en la parte trasera de una SUV o debajo de una camioneta pick up, expuesta al calor y/o a los inclemencias del clima en los últimos años? ¿Se ha reparado inadecuadamente una llanta usada o tiene daños internos de servicios anteriores? ¿Alguna llanta usada ha experimentado falta de mantenimiento, se ha utilizado con baja presión de inflado o ha tenido una carga pesada inusual? Si desconoce las respuestas a cada una de estas preguntas, ¿realmente quiere arriesgarse y colocar esa llanta en su vehículo?

Una vez que las llantas se colocan en un vehículo y se pone en circulación (esto incluye las llantas de repuesto), se consideran "usadas". Existe un posible riesgo asociado a la instalación de llantas usadas que tienen un historial incierto o desconocido.

 
Conducir con llantas dañadas es peligroso. Una llanta dañada puede fallar repentinamente y generar situaciones que pueden resultar en lesiones personales graves o la muerte. Un profesional calificado de servicio de las llantas debe revisarlas periódicamente.
 

No todos los daños en las llantas que pueden provocar fallas en las mismas son visibles. Por ejemplo, las reparaciones inadecuadas o daños en el revestimiento interior de una llanta solo pueden observarse al inspeccionar el interior de la llanta desmontada de la rueda. Un profesional de servicio calificado en llantas debe revisar la condición interna y externa de una llanta usada antes de colocarla. En el caso de que un consumidor compre un vehículo usado, la única manera de determinar el estado de las llantas es haciendo que un profesional de servicio de llantas las desmonte para el mismo tipo de inspección.

Siga rodando