Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Con qué frecuencia se debe controlar la presión de las llantas?
Los expertos sostienen que se debe controlar la presión de las llantas al menos una vez al mes y antes de emprender un viaje largo. Además, convierta en hábito controlar sus llantas cada vez que llene el tanque de combustible. Lo ideal sería que se mida la presión de las llantas cuando éstas estén frías, es decir, cuando se haya conducido no más de un kilómetro. De lo contrario, es posible que sus llantas se hayan calentado, lo que aumenta la presión de inflado en el interior en varias libras. Esto es normal. Nunca "evacúe" aire ni reduzca la presión de inflado en una llanta caliente. Además, no olvide verificar la presión de la llanta de repuesto al mismo tiempo.

¿Cuál es la presión de aire correcta para mis llantas?
No existe una presión "correcta" universal para todas las llantas. El nivel de inflado adecuado dependerá del vehículo e incluso puede ser diferente para tus llantas delanteras y traseras. Para encontrar la presión correcta para sus llantas, mire la placa de información de la llanta que se encuentra en la parte interna de la puerta del conductor, en la guantera o adentro de la tapa del tanque de combustible. También puede conseguir esa información en el manual del propietario y de un profesional de servicio de las llantas. Es importante ser preciso al inflar las llantas. No trate de medir la presión "a ojo", una llanta puede perder la mitad de su presión sin verse desinflada. En cambio, use un manómetro confiable. También es una buena idea tener un manómetro propio porque no siempre se puede contar con el manómetro de la manguera de inflado de la estación de servicio. Según un estudio, menos de la mitad de las estaciones de servicio con bombas de inflado ofrecen un manómetro para los clientes. Incluso, si llegara a haber alguno, puede ser que no funcione correctamente, alrededor del 20 por ciento de los manómetros en los surtidores de las estaciones de servicio están dañados o funcionan mal, con una diferencia de hasta 4 psi (28 kPa) o más.

¿Con qué frecuencia se debe controlar la alineación de las llantas?
La alineación y el balanceo son importantes para la seguridad y el desgaste máximo de la pared de rodamiento de sus llantas. Revise sus llantas regularmente: al menos una vez al mes controle las llantas atentamente para ver si presentan signos de desgaste irregular. La presión de inflado inadecuada, la falta de alineación, el balanceo inadecuado o la falta de mantenimiento a la suspensión pueden causar patrones desiguales de desgaste. Si no se corrigen, pueden producirse otros daños en las llantas. Estas condiciones acortan la vida útil de sus llantas y pueden provocar pérdida de control del vehículo y lesiones personales graves. Si existe alguna de estas situaciones, la causa por lo general se debe corregir en su minorista de llantas o cualquier otro centro de servicio. Entonces sus llantas durarán más.

¿Cuán importante es rotar las llantas?
La rotación es importante porque cada llanta de un automóvil carga una cantidad de peso diferente, por lo que se desgastan a diferentes velocidades. Al rotarlas, básicamente se igualan esas diferencias. El manual del propietario le indicará con qué frecuencia rotar las llantas, pero como regla general, debe hacerse cada 5.000 a 8.000 millas. Es posible que desee rotarlas antes si observa signos de desgaste desigual. La desalineación y otros problemas mecánicos también pueden causar este desgaste, por lo tanto debe consultar con su mecánico para determinar la causa.

¿Bajo qué esquema debería rotarlas?
Existen varios patrones para la rotación de las llantas. Uno común para los vehículos de tracción delantera implica mover las llantas de manera cruzada, con la llanta delantera izquierda intercambiando lugares con la trasera derecha, y la delantera derecha con la trasera izquierda. Si tiene una llanta de repuesto de tamaño completo, puede incluirla en su patrón de rotación, pero no lo haga con una llanta de repuesto pequeña de "uso temporal", ya que están destinadas solo para uso de emergencia a baja velocidad y distancias cortas. El esquema de rotación adecuado depende del tipo de vehículo y de las llantas, por lo tanto asegúrese de mirar su manual del propietario. Después de la rotación, ajuste la presión de inflado de cada llanta para su nueva ubicación, teniendo en cuenta las recomendaciones del fabricante del vehículo.

¿En qué debo fijarme al inspeccionar mis llantas?
Además de realizar un mantenimiento regular, también debe estar atento a los posibles problemas que puedan afectar sus llantas. Los controles regulares pueden ayudarle a prevenir problemas con las llantas y a mantenerlo seguro mientras conduce. Cuando revise sus llantas, busque:

  • Desgaste irregular de la banda de rodamiento. Esto puede incluir más desgaste en un borde de la banda de rodamiento que en el otro, un patrón ondulado de desgaste alto o bajo o alambre de acero expuesto. Problemas como baja presión de inflado, mala alineación y balanceo incorrecto pueden causar un desgaste desigual.
  • Banda de rodamiento poco profunda. Las llantas lisas tienden a patinar y resbalar en el pavimento y existe mayor probabilidad de daños por baches y otros peligros en la carretera. La banda de rodamiento de su llanta debe ser de al menos 2/32 pulgadas (1.6 mm) de la profundidad de la banda de rodamiento en cualquier lugar de la cara de la misma. De no ser así, la llanta se debe reemplazar. Para ayudarle para determinar problemas en la banda de rodamiento, las llantas tienen incluidos "indicadores de desgaste de la banda de rodamiento". Estos son barras delgadas de caucho blando que se encuentran en toda la banda de rodamiento. Cuando alguna parte de la banda tiene las barras lisas, está gastada al mínimo nivel y se debe reemplazar inmediatamente. También puede realizar la prueba del centavo: coloque un centavo de dólar en el surco más desgastado de la llanta con la cabeza de Lincoln hacia abajo. Si puede ver la parte superior de la cabeza de Lincoln, debe reemplazar la llanta.
  • Factores de deterioro. Compruebe si hay piedras pequeñas, trozos de vidrio, pedazos de metal y otros objetos extraños que puedan estar incrustados en la banda de rodamiento y retírelos con cuidado. Pueden causar problemas graves si se incrustan más dentro de la llanta mientras conduce.
  • Áreas dañadas. Las grietas, cortes, hendiduras, perforaciones, agujeros y protuberancias en la banda de rodamiento o en los laterales de la llanta pueden indicar problemas graves y quizás sea necesario remplazar la llanta.
  • Fugas lentas. Las llantas pierden presión de inflado (aproximadamente 2 psi o 14 kPa) en el transcurso de un mes. Sin embargo, si descubre que debe agregar presión de inflado cada dos o tres días, haga revisar la llanta, la rueda y la válvula, y si es necesario, repare o remplace la llanta.
  • Tapas de las válvulas. Esas pequeñas tapas en el vástago de la válvula de su llanta evitan la humedad y la suciedad, por eso debe asegurarse de todas sus llantas las tengan. Además, cuando remplace una llanta, instale un nuevo conjunto de vástagos de válvula. Conducir con una llanta dañada puede ser peligroso. Si observa algo de lo que no está seguro durante su inspección, hágalo examinar por su profesional de servicio de las llantas. Siempre que vea daños en una llanta, no conduzca con ella; use una llanta de repuesto si necesita ir a algún lado. Y, para finalizar, preste atención a la "sensación" que le generan sus llantas mientras conduce. Un manejo difícil puede indicar daños o desgaste excesivo en las llantas. Si observa vibraciones u otras perturbaciones mientras conduce, y/o sospecha que puede haber daños en su llanta o vehículo, reduzca inmediatamente la velocidad, conduzca con precaución hasta que pueda salir de la carretera con seguridad y detenerse, e inspeccione sus llantas. Si una llanta está dañada, desínflela y reemplácela por su llanta de repuesto. Si no observa ningún daño en la llanta y no puede identificar la fuente de la vibración, haga remolcar el vehículo a un mecánico o minorista de llantas para una inspección minuciosa.

¿Puedo montar mis llantas?
El montaje de llantas puede ser peligroso y solo debe ser realizado por profesionales capacitados en el servicio de las llantas, que utilicen herramientas y procedimientos adecuados. Un montaje incorrecto puede producir lesiones graves o la muerte como resultado de la explosión del ensamble de la llanta/el rin. Siempre pida a un profesional de servicio de llantas que las monte en los rines. Si no es un profesional capacitado en el servicio de las llantas, no intente montarlas usted mismo.

¿Qué significan todos los números y las letras en la pared lateral de mis llantas?
Consulte la información en la pared lateral en la sección guía de reemplazo de llantas del sitio web de Cooper.

Si la inspección del minorista de llantas verifica que usted tiene una llanta o llantas que son para retiro, deberán reemplazarse por llantas nuevas y se las colocarán y balancearán sin cargo.

¿Dónde se puede ver la fecha en la que se fabricó una llanta?
La fecha de fabricación es parte de un número de serie (DOT) que se ve de un solo lado de cada llanta (el otro lado puede tener un número parcial o ningún número). El DOT es un número de 11 caracteres y se ve de esta manera: UP0RCNT1209. La fecha de fabricación para este DOT es la 12º semana de 2009 (1209). Si el DOT finaliza solo en tres (3) dígitos (contiene solo 10 caracteres), la llanta se fabricó antes de enero de 2000 y debe sacarse de servicio y desecharse porque tiene más de 10 años de antigüedad.

¿Cómo puedo determinar qué llanta Cooper es para mi vehículo?
Siempre consulte la placa o el manual del propietario del vehículo para ver el tamaño adecuado de la llanta. Al seleccionar una opción, luego puede ver la llanta, sus índices, sus características y beneficios. Consulte SIEMPRE a su distribuidor de llantas local para confirmar su selección de llantas antes de reemplazarlas. Minoristas independientes venden las llantas Cooper. Para encontrar un minorista cercano, seleccione ubicar un minorista en el sitio web de Cooper Tire.

Siga rodando